jueves, 15 de septiembre de 2011

-Undisclosed Desires (Muse)

El grupo británico Muse lleva tiempo encumbrado en la élite mundial del Pop-Rock.
Su líder y cantante, Matthew Bellamy, quien compone todos los temas de la banda, ha sido nombrado por la revista Total Guitar guitarrista de la década de los 2000; lo cuál tiene mucho mérito, si consideramos que aprendió a tocar la guitarra ya tarde (con 14 años) y de forma autodidacta. 
Y ahí no queda eso, con seis ya tocaba el piano y en este enlace podemos verlo con doce en un concurso de jóvenes talentos haciendo cosas que a más de uno le gustaría conseguir con treinta.
Como anécdota, decir que posee el Record Guinness de guitarras destruidas en una gira (140), y que, al ser proclamado por la revista NME en cuatro ocasiones Hombre más sexy del año, modestamente declaró que -con sus 1,69m- era "demasiado bajo para ser sexy", y que el premio lo merecía más Dom Howard, el batería del grupo.
La canción de hoy parece realmente inspirada por las musas. Está cargada de ritmo y sensualidad, y habla de una mujer con el corazón roto, a quien el protagonista intenta animar haciéndole ver que se equivoca al echarse la culpa. Merece mucho la pena ver el vídeo, dechado de originalidad y fuerza.
Tenía muchas ganas de dedicarle una entrada del blog a mi buen amigo José Antonio Bermúdez, de quien me siento muy orgulloso. Él insistió hace años en que escuchara a los Muse y, por mi cabezonería, no lo he hecho hasta hace poco.
Quiero decir de él que, además de ser una persona excepcional, es experto en algo que consigue sin proponérselo y con una facilidad pasmosa, y es hacer que la gente se sienta bien. ¿Hay algo mejor que eso? Podéis apostar a que no.
    

miércoles, 14 de septiembre de 2011

-An Evening Prayer (Elvis Presley)

Es innegable el poder del sentimiento religioso para inspirar a las personas y llevarlas al límite de su talento y capacidad. No hay más que detenerse y observar, aunque sólo sea en fotos, obras como La Pasión de Miguel Ángel, su Capilla Sixtina y tantas otras del arte sacro.
Elvis Presley tenía especial predilección por la música gospel, y en esta canción -de la que se han hecho muchas versiones- se puede apreciar su entusiasmo y fervor, además de su prodigioso torrente de voz.
Invito a cualquiera a que busque y compare.


jueves, 1 de septiembre de 2011

-I Miss You (Elvis Presley)

Es reconocible la influencia de Elvis Presley en Bruce Springsteen, y célebres son sus frases de admiración como aquella que dice: "Ha habido muchos tipos duros. Ha habido pretendientes y contendientes. Pero sólo hay un rey", o aquella otra: "Ese Elvis, tío, es todo lo que hay. No hay más. Todo empieza y acaba con él. Él escribió el libro". Y todavía dijo: "Es como si se hubiese acercado y susurrado a nuestro oído un sueño, y de alguna manera todos lo creímos".
Pero no mucha gente sabe que, al acabar su concierto en Memphis de la gira Born To Run del 76, Bruce Springsteen cogió un taxi en dirección a Graceland (la casa donde vivía Elvis Presley), con la esperanza de poder verlo.
No había concertado ninguna cita, pues era aún una estrella en ciernes que, aunque había aparecido en la portada de la revista Time y Newsweek, no era ni mucho menos tan conocido como lo es ahora. Lo único que quería era estar cerca y, con suerte, verlo entrar o salir de la verja que limitaba la propiedad.
Una vez allí, observó desde fuera que había luces encendidas en la casa, y en un arrebato juvenil decidió saltar la valla. Fue corriendo hacia la puerta de la mansión donde, a escasos metros, fue interceptado por un miembro de seguridad. Al preguntarle éste quién era y qué hacía allí, Bruce le aseguró que era un famoso cantante de rock que acababa de dar un concierto en la ciudad. El hombre, sin muestras de asombro, le hizo saber que Elvis estaba de viaje y lo invitó amablemente a salir.
Al contar la anécdota años después en otro de sus conciertos, Springsteen decía: "Aquel hombre debió pensar que yo era sólo un fan loco por ver a Elvis. Y eso es justamente lo que soy".
Hoy 1 de septiembre me acuerdo más que nunca de mis compañeros y amigos del CEIP San Agustín de El Burgo, y por eso les mando esta hermosa canción que aquel hombre interpretó desde el corazón, deseándoles lo mejor y esperando verlos pronto.