miércoles, 31 de octubre de 2012

-Kingdom of Gold (Mark Knopfler)

       Matthieu Ricard es alguien que verdaderamente podría encarnar a El monje que vendió su Ferrari. Mano derecha del Dalai Lama en Francia, sus libros se cuentan por best-sellers, destinando sus ingresos a obras benéficas. Está curiosamente considerado como el hombre más feliz del planeta tras años de estudio de su cerebro mediante resonancias magnéticas en la Universidad de Wisconsin.
       Para la canción de hoy, poderosa crítica a la codicia que aparece en el nuevo disco de nuestro querido Mark Knopfler, vienen que ni pintadas estas palabras de su libro El arte de la meditación: 
       Dedicamos mucho esfuerzo en mejorar las condiciones externas de nuestras vidas, pero al final siempre es la mente la que crea nuestra experiencia del mundo, y la traduce en bienestar o sufrimiento. Si transformamos nuestra forma de percibir las cosas, transformaremos la calidad de nuestras vidas. Y ése es el tipo de cambio que proporciona una forma de entrenamiento mental como la meditación.
        El hecho de buscar la felicidad sólo para uno mismo está condenado a un fracaso seguro, porque el egocentrismo es la fuente misma de nuestro descontento. Incluso si mostramos todos los síntomas externos de la alegría, no podemos ser realmente felices si fallamos a la hora de interesarnos por la felicidad de los demás. Por contra, el amor altruista y la compasión son la base de la genuina felicidad.
        La compasión se define como el deseo de poner fin al sufrimiento de los demás y a las causas de ese dolor. Éstos no son meros sentimientos nobles, son emociones que están en esencia sintonizadas con la realidad. Todos los seres quieren evitar el sufrimiento tanto como nosotros. Más aún, desde el momento en que somos todos interdependientes, nuestra propia felicidad o infelicidad están íntimamente ligados a la felicidad o infelicidas de los otros. Y cultivar el amor y la compasión provoca una situación de ganar-ganar. La experiencia personal demuestra que son los más positivos de entre los estados mentales y crean una profunda sensación de plenitud y satisfacción. "Cuando la felicidad egoísta es la única meta en la vida, ésta de repente pierde su sentido", escribió el novelista francés Romain Rolland.
         La entrada de hoy va para mi hermana Silvia, que me regaló el libro. No conozco a nadie mejor poniendo en práctica estas enseñanzas.
     


sábado, 27 de octubre de 2012

-I Wanna Know What Love Is (Foreigner)

        Hace un tiempo tuve la suerte de encontrar el libro Aprenda a meditar del profesor Eric Harrison, quien, hacia el final del último capítulo, hacía la siguiente afirmación:

        <<La curación requiere la desaparición de toda negatividad, no sólo en la meditación sino en la vida diaria. Cada pensamiento estrecho de miras es un clavo del ataúd. Todas nuestras obsesiones favoritas, nuestras agradables maneras de ser malos, nuestras quejas habituales, nos llevan a la tumba. Se vuelve esencial "hacer las paces", al menos en nuestros corazones, con todas las aflicciones de nuestra vida, ya provengan de personas o de hechos, tanto si están presentes como si pertenecen al pasado lejano. ¡Nada fácil de hacer!
        
        La meditación, como herramienta para tener conciencia de uno mismo, le ayudará a ver lo que sus patrones de pensamiento le están haciendo, y a su vez, esto le puede dar el ímpetu y el valor para cambiar. Desde el primer momento en que nos sentamos a meditar, incrementamos los estados mentales positivos. Cada vez que nos relajamos, nuestros temores, deseos y enfados disminuyen.
       
        Cuando lo negativo desaparece, todo lo positivo está naturalmente allí con toda su fuerza. Como dice Jampolsky, un terapeuta norteamericano: "El amor es desprenderse del miedo">>



sábado, 20 de octubre de 2012

-Perfect Day (Duran Duran)

"Sow a tought and you reap an action; sow an action and you reap a habit; sow a habit and you reap a character; sow a character and you reap a destiny".

                                                                                              Ralph Waldo Emerson

domingo, 7 de octubre de 2012

-It's My Life (Talk Talk)

Escuchando Onda Melodía (un buen descubrimiento, por cierto) he vuelto a rememorar una canción fabulosa que ya tenía en lo más profundo del subconsciente. Se trata de It's My Life, que dio nombre al disco del 84 del grupo británico TalK Talk.
Espero que la disfrutéis tanto como yo.